domingo, 10 de enero de 2016

Desafío Libros de colores

¡Buenas tardes a todos! ¿Qué tal estáis? Mañana empieza la rutina así que espero que todos muy recuperados después de las vacaciones y con ganas de dar el último empujón. 
Hoy vengo a apuntarme a un desafío para 2016. Me prometí a mí misma que no iba a intentar cumplir ninguno porque si luego no lo consigo me frustro. Pero también me prometí a mí misma que iba a completar el de los libros de colores que intenté el año pasado, así que vamos a ello. 




La idea principal es leerse un libro donde predomine en la portada (aproximadamente...) uno de los 13 colores siguientes: 




Amarillo, naranja, rojo, rosa, morado, azul claro, azul oscuro, verde claro, verde oscuro, marrón, blanco, gris, negro. 

Hace un año me apunté al mismo pero me quedaron por cumplir el marrón y el naranja, así que necesito vuestra ayuda para localizar portadas de estos colores, ¿alguien puede hacerme alguna recomendación?

Por el momento he empezado el año como ya sabréis leyendo la saga Valeria, así que tacho el blanco de la lista y a por el reto. 

Amarillo 
Naranja
Rojo
Rosa
Morado
Azul claro
Azul oscuro
Verde claro 
Verde oscuro
Marrón
Blanco: En los zapatos de Valeria
Gris
Negro 

Cumplidos: 1 de 13




martes, 5 de enero de 2016

Reseña: Saga Valeria


Títulos: En los zapatos de Valeria, Valeria en el espejo, Valeria en blanco y negro, Valeria al desnudo. 
Autora: Elísabet Benavent
Editorial: Suma



Valeria parecen irle muy bien las cosas. Su primer libro ha tenido una gran acogida, es joven, está casada con un hombre guapo e interesante y tiene unas amigas nada aburridas. Pero… no es oro todo lo que reluce y ella lo sabe muy bien. Lola, Nerea y Carmen acompañan a Valeria con sus problemas y con sus ocurrencias en este viaje en busca de la sinceridad a uno mismo en el que entre sexo, amor y otras locuras no todo va a ser precisamente fácil.




Libros sin compasión. Así catalogo yo esta saga que no ha tenido piedad ninguna conmigo y con mi vida personal. Pero bueno, empecemos por el principio.
Valeria vive en el universo de 'Sexo en Nueva York'. Es una escritora que acaba de triunfar con su primer libro, está casada con su novio de toda la vida, Adrian, un joven fotógrafo al que tampoco le va nada mal en su trabajo. Valeria no está sola, tiene tres amigas, cada cual más diferente que la anterior; Lola, Nerea y Carmen. En el arranque de la saga, la vida de Valeria está estancada. Tras el triunfo de su primer libro, ella trata de escribir una continuación a la historia, pero las musas no están de su parte. Ha dejado de arreglarse y de salir, la apatía ha robado su vida y ella pasa todo el día en pijama, en su casa, sin salir, si peinarse y sin subirse a sus zapatos de tacón -gran trauma para algunas mujeres.
Sin embargo, pronto la vida de Valeria se precipitará a un desastre del que ella trata de sacar algo de felicidad. La historia comienza cuando Lola saca a Valeria de casa para ir a una discoteca con unos amigos, allí le presenta a Víctor, el tío más buenorro del mundo, de esos ligones que no quieren ataduras pero que se abren la bragueta al primer aviso. Valeria queda encandilada de su porte, claro está, pero la historia es imposible, ella está casada. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, a pesar de que sus amigas no lo sepan, el matrimonio de Valeria está atravesando un bache de nada más y nada menos que un año. Hace meses que la pareja no hace vida de pareja, no pasan tiempo juntos y no tienen sexo. 
Es en este punto cuando Víctor hace que Valeria comience a cuestionarse la vida estable que ha tenido hasta ahora, un mundo nuevo se abre ante los zapatos de Valeria y ella, a pesar de que sabe que quedarse en su vida cómoda es lo más fácil, al final da el paso. Y aquí comienza la saga Valeria, páginas llenas de desenfreno, sentimientos y realidad, sobre todo realidad. 

Antes de nada debo decir que leí los En los zapatos de Valeria después de la saga Silvia, de la misma autora. Esto fue una gran cagada, lo digo por si alguien se encuentra ante la elección de qué libro coger primero: Valeria, sin duda. Y es que esta saga no es nada mala, pero al principio no me gustaba porque echaba mucho de menos a Silvia ❤ y porque sus libros me dejaron encandilada. No pude disfrutarlo del todo hasta el tercer libro, pero también tengo que decir que son los cuatro buenos (el segundo un poco lento), era culpa mía. 

Como ya he dicho, la saga Valeria está formada por unos libros que no tienen piedad de ti. La historia es completamente real (salvo algunas partes puramente amorosas y sexuales, pero ese tema lo toco luego), es por esto que sientes una gran empatía con lo que va sucediendo y no puedes dejar de leer, todo te podría estar pasando a ti.

Vamos con el punto principal: los personajes. Elísabet Benavent ha creado en esta saga cuatro perfiles de chica con la intención de que todas nosotras nos sintamos identificadas con al menos una de ellas. Este es el gran puntazo de la novela, que va contando la vida de todas ellas, con Valeria en el centro, sí, pero con las cuatro como hilos conductores. Este detalle es lo que hace que el libro sea tan sumamente adictivo, porque ya sabemos qué pasa cuando el protagonista de una novela no te cae bien y el resto de personajes no están bien perfilados.
Os las presento:
Nerea es la princesa del grupo. De ideas tradicionales y un pragmatismo aplastante. Los objetivos de Nerea son claros: ascender en su trabajo y casarse con un hombre de buena posición. Aunque hay que decir que este perfil se irá modificando a lo largo de los libros para hacerse un poquito, que no mucho, menos frío.
Carmen es la que mejor amueblada tiene la  cabeza en estos libros. Sus objetivos también son bastante tradicionales, pero no tan férreos como los de Nerea. Carmen es la típica amiga  a la que recurres cuando tienes un problema y quieres encontrar la solución correcta.
Lola es Lola. No hay mucho más que decir sobre ella. Es una loca rematada a la que le importa varios pimientos lo que piensen de ella. Con Lola el tradicionalismo coge las maletas y se va del país para dejar paso a la lujuria, el desenfreno y la locura más sana y graciosa que verás jamás. 
Valeria es una mujer fuerte que lucha por todo lo que quiere. Me gusta decir que he visto dos caras en Valeria, una muy Lola y otra muy Nerea. Busca el amor, pero es consciente de lo que es un polvo de una noche, de que los cuentos de hadas incluyen mamadas y de que salir por la noche suele traer muchos cubatas y alguna que otra cagada. 

Tengo que decirlo. El personaje con el que me he sentido ligada es... ¡LOLA! No la puedo amar más, de verdad. En todo momento, mientras leía algo sobre ella, sabía lo que iba a hacer porque es lo que yo haría, increíble. Ademas, he de decir también que empecé a leer esta saga porque dos amigas que no tenían relación ninguna entre ellas fueron a buscarme para decirme que soy Lola, tal cual. En fin, que la amo mucho. 
En la saga Valeria aparecen muchos más personajes que también están muy bien retratados (Víctor, Adrián, Borja...), pero es mejor que los vayáis descubriendo vosotros.

Elísabet Benavent

Y es no solo por los personajes sino también por la historia y las situaciones por lo que la saga Valeria engancha tanto. Nos encontramos ante una serie de libros completamente reales en los que te enganchas a la historia tanto por el reflejo que los personajes suponen de ti mismo como por la recreación de escenas que incluso puedes haber vivido ya.

Solo tengo una crítica para este libro, la misma que cuando leo algo de este estilo: el sexo. ¿Cómo puede ser que en un libro tan real haya partes tan sumamente irreales? Y es que además el sexo es una parte importante de la historia, tanto por su peso en la trama como en páginas. Sé que siempre repito la misma crítica, pero igual a base de repetirla los escritores y escritoras van asumiendo que tienen lectores a los que no nos gusta nada que pinten el sexo como la repera masiva, bomba absoluta de hormonas. Que lo es, sí, pero no de esa manera. Volvemos a toparnos con escenas en las que la chica tiene un orgasmo con tan solo un roce en los pezones. ERROR. No funciona así, y si alguna chica se corre de esa forma que por favor se ponga en contacto conmigo para explicarme cómo porque yo también quiero.
El otro día tuve un debate con un amigo sobre este tema, al final llegamos a la conclusión de que si te lo pintan como puede llegar a ser en algunos momentos, no enganchan al lector. Yo no digo que pinten polvos desastrosos siempre, o que se ciñan a la más absoluta realidad, pero tampoco que disten tantísimo de lo que es una relación sexual verdadera.
A pesar de todo, tengo que confesar que me he puesto cachonda excitado en muchos momentos. Gracias, Eli.

En cuanto a la irrealidad del amor que comentaba anteriormente, en los libros encontramos una serie de situaciones, sobre todo en el último, que a mí me parecen irreales. No irreales en el sentido de fantásticas porque como poder podrían pasar, pero no a la gran mayoría. Lo dicho, me gusta este libro por su realidad, pero no creo que esas cosas me lleguen a pasar a mí, de hecho espero que no me pasen.

No tengo mucho más que decir de esta saga, me los he leído los cuatro seguidos en poco tiempo y me ha gustado mucho, totalmente recomendada si te gusta este género o si te apetecen unas lecturas ligeras y divertidas.

PUNTUACIÓN: 9/10


Por cierto, la autora está a punto de sacar otra saga/trilogía más, así que mi próxima lectura la tengo clara, los tres publicados que me quedan de ella, ya os iré contando. Y pronto os traeré la reseña de Encontrando a Silvia, la tengo lista pero he de repasarla mil veces más porque es un libro tan maravilloso que me pone la piel de gallina pensar en opinar sobre él.

Próximas lecturas:




Top 1 de mis libros (las portadas no me gustan, he de decirlo):