Reseña: amor en minúscula

lunes, 23 de enero de 2017






Título: amor en minúscula
Autor: Francesc Miralles
Editorial: Suma
Número de páginas: 295
Precio: 15,90€











Cuando Samuel, un solitario profesor de lingüística, se despierta el día de Año Nuevo, está convencido de que el año que empieza solo le traerá verbos pasivos y no demasiados momentos en cursiva, hasta que un visitante inesperado se cuela en su apartamento de Barcelona y se niega a salir. La aparición de Mishima, un gato callejero, se convierte en el catalizador que hace viajar a Samuel desde la comodidad de sus libros favoritos, sus películas extranjeras y su música clásica hasta lugares en los que nunca ha estado (como la casa de al lado) y a conocer a gente que nunca pensaría haber conocido (un vecino con el que no había intercambiado ni una palabra). Pero aún hay más: el gato lo reencontrará de nuevo con una misteriosa mujer de su pasado, Gabriela, a quien no tenía esperanzas de volver a ver.





Samuel es un profesor universitario entregado en cuerpo y alma a su trabajo y su campo de estudio: la lingüística alemana. Es un hombre que no mantiene relaciones de ningún tipo, ni amistades, ni amores, ni familia. No hay nadie a su alrededor que le inspire un mínimo de cariño. Sin embargo, él es aparentemente feliz en una rutina calculada al milímetro que le permite seguir entregándose a la cultura y el conocimiento. Todo sigue este aburrido curso hasta que un día, sin previo aviso, un gato llega a la puerta de su casa y decide por sí mismo, sin permiso alguno de Samuel, instalarse en ella. Aunque al principio el profesor es reacio a la compañía del felino finalmente decide hacerse cargo de él. Será este nuevo inquilino lo que cambiará el curso de sus días y, al final, de su vida. 

Samuel comienza a reflexionar y se da cuenta de que no es el tipo de vida que lleva el que quiere. Decide empezar a relacionarse con la gente para llevar una vida social convencional, esto hará que todo se vuelva patas arriba. Samuel conoce a una encantadora veterinaria que termina por esta un poco loca. También conoce a su vecino del ático y a un selenógrafo. Sin embargo, el acercamiento más importante del que disfrutará Samuel será Gabriela, una chica que ya conoce de de infancia y que será la persona que romperá todos los esquemas del profesor, convirtiéndolo en un hombre nuevo.

Autor: Francesc Miralles

Francesc Miralles no es un autor para todos los gustos. De él he leído 'Retrum', 'Oblivion', 'El cuaderno de Aroha' y 'Pulsaciones', este último escrito en colaboración con Javier Ruescas. Sin duda, lo que más me fascina de él es su capacidad para huir de lo convencional, para crear historias que, aunque se sientan sobre una base común, consiguen tomar un rumbo diferente al que toma la literatura juvenil a la que estamos acostumbrados. También me alucina su arte para crear personajes extraños, con grandes debates internos y que también se salen de la línea de lo normalizado. Es por esto que cuando se me presentó la oportunidad para leer 'amor en minúscula' no lo dudé ni un segundo, eso sí, si la sinopsis del libro te llama la atención, antes de ponerte con él debes saber que no vas a leer una novela típica, que vas a tener que dedicarle tiempo, atención, ganas de aprender cosas nuevas y que vas a tener que enfrentarte a ella con la mente abierta. 

Pero vamos poco a poco. Una de las cosas que más me ha gustado de la novela son sus personajes. Infinidad de libros de la literatura juvenil presentan personajes que son puras pinceladas de lo que representa una persona, son simplemente marionetas que están ahí para guiar la acción, para que los principales se apoyen en ellos, por no hablar de que también encontramos protagonistas vacíos. 'amor en minúscula' tiene pocos personajes pero todos ellos están bien retratados, en algunos casos no con la profundidad que me gustaría pero bien en general. Además, no hablamos de personajes típicos, no son estereotipos, representan pensamientos y personalidades que no suelen tener un hueco en este tipo de literatura. Son diferentes, algunos de ellos muy locos, otros demasiado cuerdos pero sin duda gente de la que disfrutar. 

Otro punto que me ha gustado mucho de la novela es que nos encontramos con una literatura didáctica. El libro está lleno de menciones a múltiples autores, curiosidades y datos que el protagonista va aportando a lo largo de la lectura y que la hacen sumamente interesante. Además, estos datos han conseguido captar mi atención, hacer que no me aburriera en ningún momento y aprender cosas nuevas, algo que me encanta. 

Y concretando un poco en la relación entre Samuel y su amor de la infancia, Gabriela, creo que esta es la parte que, aunque guía la novela, menos me ha gustado. El profesor recuerda a esta chica porque, de niños, jugaron juntos al escondite y ella tuvo un bonito detalle con él. Es por esto que, de primeras, me sorprende que la reconozca cuando se la cruza por la calle, vale que te acuerdes de su cara de niña pero ¿como para reconocerla tantísimo tiempo después? Pero bueno, supongamos que Samuel tiene una memoria prodigiosa, ojalá yo, ¿es posible que esté enamorado de ella con tal desesperación? No, o al menos yo creo que no. En ese sentido, el romance que surge entre ellos me ha parecido muy rápido y forzado, aunque esto último también supone una moraleja. 

En resumen, nos encontramos ante una lectura que puede aportarte mucho, a la que dedicarle tiempo y ganas, con la que disfrutar y aprender, no solo de filosofía, también de tu día a día. 'amor en minúscula' puede hacerte pensar y enseñarte muchas cosas que aplicar a tu vida, a tus relaciones y a tus objetivos. 
Una novela fresca, amena y con mucho ritmo. 


VALORACIÓN PERSONAL: 8/10



Sed felices. 





Reseña: Harry Potter y el legado maldito

martes, 17 de enero de 2017






Título: Harry Potter y el legado maldito
Título original: Harry Potter and the cursed child
Autor: John Tiffany y Jack Thorne
Editorial: Salamandra
Número de páginas: 319
Precio: 18,05€











Siempre fue difícil ser Harry Potter y no es mucho más fácil ahora que es un empleado con exceso de trabajo del Ministerio de Magia, un marido y padre de tres niños en edad escolar.
Mientras Harry se enfrenta con un pasado que se niega a permanecer donde pertenece, su hijo menor Albus debe luchar con el peso de una herencia familiar que nunca quiso. Como el pasado y el presente se fusionan ominosamente, padre e hijo descubren una verdad incómoda: a veces, la oscuridad viene de lugares inesperados.

DIECINUEVE AÑOS DESPUÉS...
LA OCTAVA HISTORIA




Llego tarde, lo sé. He comentado esto en varias ocasiones pero me reitero: no me gusta leer los libros que están en la cresta de la ola, al igual que tampoco me gusta ver las películas cuando están en cartelera (no, aún no he visto Animales Fantásticos). ¿Por qué? Porque Internet, es un mundo de tendencias en el que se habla de algo en su apogeo. Cuando salió este libro toooooodo el mundo hablaba de él y yo tuve que recluirme de las redes unos días y evitar leer las opiniones que se vertieron sobre él. Cuando empiezo un libro me gusta hacerlo en forma de tabla rasa, no me gusta empezar algo influenciada por opiniones o teniendo demasiada información sobre él. Me gusta que mi criterio y opinión se creen sin factores externos y me gusta que, cuando os la escribo aquí, sea únicamente mía. Y es por eso que os traigo esta reseña meses después de la publicación del esperado "octavo libro de la saga Harry Potter". 

Creo que todos lo sabéis ya, pero Harry Potter y el legado maldito es el guión de la obra de teatro que se está representando en este momento en Londres. No está escrita por J. K. Rowling aunque sí revisada por ella. Sin embargo, un detalle que me llama mucho la atención y que no me gusta en absoluto es el hecho de que en la portada el nombre de Rowling aparezca mucho más grande que el de las dos personas que han dedicado esfuerzo y sacrificio para darle a la famosa historia una continuación en el teatro. ¿Por qué? Está claro, para vender. 


Y es que ese es el principal objetivo que tiene el hecho de sacar a la venta en forma de libro el guión de una obra de teatro, vender, que el nombre de Harry Potter nos lleve a todos a las librerías a abrir la cartera, ganar dinero. No lo digo en forma de crítica, si tienes un buen producto que ha dado dinero durante años ¿por qué no seguir explotándolo mientras puedas? No lo veo mal, que conste, lo que sí veo mal es que intentes engañar a los lectores y poner el nombre de Rowling en grande es un intento de engaño. 
Cuando este libro salió a la venta, inmediatamente comenzaron a publicarse artículos en muchos periódicos en los que se ponía a la audiencia en contexto: se explicaba que no es una novela sino un guión, que la autora no es J. K. Rowling, que el protagonista es el Albus Severus Potter y no su padre... Estos detalles nunca han sido ocultados por la editorial, obviamente, pero sí se han dicho en voz baja. Para mí nos han intentado vender el libro de una manera que no es, y eso es lo que no me gusta. Y es que después de leerlo me pasé por muchos blogs en busca de reseñas y vi que hay gente muy decepcionada con el resultado, obvio, si te sientas ante un libro esperando que sea algo que no es te llevas una desilusión. Y no se debe jugar con la ilusión de los potterheads... 

Dejando este tema a un lado, voy a hablar únicamente del libro, de qué me ha parecido a mí. Yo me senté ante él sabiendo lo que iba a encontrarme, puede que por eso no me haya parecido tan malo. 
La historia que narra tiene lugar diecinueve años después, cuando el hijo pequeño de los Potter comienza su primer curso en Hogwarts. La obra nos cuenta cómo es su introducción y adaptación al colegio y al mundo de la magia siendo el hijo de uno de los magos más conocidos de todos los tiempos, qué supone para un niño que siempre lo identifiquen y comparen con su padre, que todos los magos que lo rodean tengan expectativas sobre él y qué se siente cuando no las cumples. 
Además, un detalle que me ha gustado mucho es que Albus se hace amigo desde el primer momento del hijo de quien fuera uno de los grandes enemigos de su padre: un Malfoy. Por tanto, aquí tenemos la misma historia desde otro punto de vista, a Albus lo comparan con el héroe y a Scorpius Malfoy lo comparan con el villano. Quizá es por esto, y por la rebeldía que caracteriza a los adolescentes, que ambos se hacen inseparables desde el primer curso. 

No quiero desvelar en qué desemboca la historia por si aún no lo habéis leído, así que solo diré que la trama tiene un giro que yo por lo menos no esperaba y que me ha gustado mucho. Además, gracias a este giro también los clásicos personajes de la saga entran en acción. Así que sí, volvemos a ver a Harry, Ron, Hermione, Voldemort, la profesora McGonagall  a todos nuestros amigos en movimiento. 

Al ser una obra de teatro, Harry Potter y el legado maldito es una historia que puedes leer en una sentada, una historia muy ágil que va directa al grano. Es cierto que, aunque hay acotaciones que contextualizan la acción, puede que en ciertos momentos se echen algunos detalles en falta, propios de la narración. Sin embargo, en sí es una historia muy entretenida que te mantendrá enganchado de principio a fin y con la que puedes disfrutar. 



No quiero que me malinterpretéis pero sí es posible que este libro sea más para un fan de la saga que para quienes no lo son. Más que nada por el tema de las expectativas, si abres el libro con la idea de encontrarte algo parecido a lo ya publicado por J. K. Rowling vas a a decepcionarte mucho. Sin embargo, si eres de esas personas que, como yo, han leído la saga mil veces y han visto las películas otras tantas, el ver más detalles de la historia y volver a sumergirte en el universo Potter puede resultarte, cuanto menos, agradable. Esto es solo una apreciación que he hecho tras terminar la lectura, como siempre digo, fan o no, todos sois libres de darle una oportunidad a este libro. 
Eso sí, recomiendo encarecidamente que no penséis que Harry Potter y el legado maldito sigue la línea de la saga porque no es así, sentaos ante él sin ninguna expectativa y lo disfrutaréis.

No mucho más que comentar sobre este libro, sus páginas me han transportado a una historia de la que sigo enamorada, ha logrado que reviva momentos bonitos y me ha transportado a mis 9 años, cuando Harry Potter y la piedra filosofal cayó en mis manos y empezó mi amor por los libros. 
Una lectura amena, agradable y con la que sentarse a disfrutar.


VALORACIÓN PERSONAL: 9/10



Sed felices. 






Sobre mis páginas © 2016